La Luna…


La Luna hoy no me llamó,
Hoy durmió y no salió,
Me dejo plantado una vez más,
Quise buscarla pero fue inútil.

Caminé y caminé pero
Jamás la encontré,
¿Dónde estás? me pregunté,

Porque no me has llamado,
Porque no me llevas contigo
Si sabes que te amo.

Soy tu protector y tu mi señora,
Luna hermosa ¿Dónde estás?
Dime por favor, no me dejes solo,
Aliéntame a amarte más.

No me dejes morir solo,
Hazme inmortal como tú,
Para así poder amarnos
Hasta la eternidad.

Una noche más te pido
Cúbreme con tu suave manto
Blanco y dame tu amor...



Autor: José Miguel Reyes “El Hombre de Luna”.

 

 

 

"El Hombre de Luna"

 

La noche ha llegado una vez más,

Cubriendo con su suave manto oscuro la ciudad.

 

Caminando entre las calles me encuentro,

Acompañado de la Luna que me sigue en mí penar,

Y junto a las estrellas, que alumbran mi caminar.

 

Solo, desolado y sin rumbo fijo,

Camino hacia adelante tratando de no mirar atrás,

Tratando de olvidar el pasado

Que me atormenta y me hace penar.

 

Sin saber que me depara el destino,

Camino noche a noche sin sentido

Recorriendo las calles de esta gran ciudad,

Evitando llegar a mi hogar, pues, quien me espera allá,

Es mi soledad.

 

Tan solo y triste vivo, acompañado del olvido,

Si algún día fui amado hoy solo vivo desolado.

 

Y como un vigía navegante,

Noche a noche ese es mi destino,

Caminar errante y sin sentido

Por las calles de esta gran ciudad.

 

Se acerca el día, amanece y yo aun sin compañía,

Poco a poco la oscuridad se desvanece

Y el sol reverbérese para dar paso a un nuevo día.

 

Yo me esconderé, en mi soledad me ocultaré,

Llegada la noche partiré de nuevo mi camino,

Siguiendo mí destino.

 

Autor: José Miguel Reyes “El Hombre de Luna”.

 

"Sentimientos de un Poeta"

 

Ya hace tiempo el amor no ha llegado a mí corazón,

Nadie ha querido cederme el suyo.

 

Tiempo sin recitarle poesía al viento y la Luna

Han hecho que se olviden de este amor que les profesaba.

 

Ya las palabras no enamoran a mis labios

Y las letras no surgen más de mis manos.

 

¿Qué me pasa?

 

Cuando acariciaba las hojas de papel con mi pluma

Bañándolas con su tinta, ellas decían que me amaban,

Hoy en día ya no hablan, tal parece que han muerto,

Y con ello mis sentimientos.

 

Hoy estoy vacío, completamente solo,

Mi inspiración se ha enamorado de otro poeta

Y me ha abandonado, cual ave, ha partido de su nido,

A buscar otro corazón, pues el mío está destruido.

 

 

Autor: José Miguel Reyes “El Hombre de Luna”.